Cuando la Crisis llega…

La Crisis española ha afectado directamente a miles de familias, miles de personas que se han visto sobrepasadas por unas circunstancias inesperadas en el que se ha clavado el puñal de la desesperación y del desconsuelo. La crisis también ha provocado una estampida de talentos, cierres de negocios, miles de desahucios, deudas y aumento de la pobreza en nuestro país. Pero que la crisis, ha deshecho uno a uno los hilos que sustentan muchos hogares, es una realidad. Los que han sido responsables del sostén laboral-económico de miles de familias, han puesto en juego sus posesiones más preciadas, hasta sus últimos recursos, en pos de intentar mantenerse a flote.

Fruto de esta situación en cadena, miles de familias se encuentran en una situación límite. De tener un negocio o de estar trabajando para un empresa rentable y autosuficiente, a verse en la cola del paro pidiendo una ayuda social y con el acoso de los acreedores que día a día solicitan que les devuelvas lo que ya no puedes… creando una sensación de impotencia y de fracaso personal.

La frustración deriva en la creación situaciones que de forma diaria comprometen la cohesión de las familias. Cuando se sufre una caída tan repentina sufre el peligro de caer en círculo de negatividad, un abismo que cada vez se hace más oscuro y envuelve todas las acciones, y puede desembocar, en muchos de los casos, en una destrucción de esta estructura básica, la familia.

Todo esto provoca un aumento de la desigualdad económica, los índices de desigualdad y pobreza siguen en valores negativos, la creación de empleos temporales y con salarios que, en cómputo anual, no superan el Mínimo Salario Interprofesional han logrado paliar algunas penurias pero mantienen a las familias en situación o riesgo de pobreza. Estas familias necesitan ayuda para salir de la situación en la que se encuentran. Tú puedes ayudar a volver a reconstruir su negocio, su autoestima, el pan de su familia y la de muchos.